viernes, 23 de diciembre de 2011

VERSATILES DIPLOMAS

Unos diplomas me pide hacer el Presidente,
Como en su día Violante un soneto a Lope pidiera.
Y yo, como él, nunca en tal aprieto me viera,
Aunque poco a poco la cosa sale adelante.

De mi archivo elijo unas fotos,
Las combino con textos sacados del correo,
Lo pongo en una coctelera y lo meneo,
Aparecen corredores zumbando como motos.

Se lo mando ilusionado al Presidente
Para ver si el boceto es adecuado
Mas contesta pronto y negativamente.

Me enfrento de nuevo al papel inmaculado
Con ideas más claras en la mente
Y colorín, colorado, poema y diploma terminado.
Se cogen unas fotos viejas...
Luego unos recortes de periódico...
Se mezcla todo bien y...
La solucion aqui

lunes, 19 de diciembre de 2011

PIM, PAM, CLUB


El domingo 18 de Diciembre de 2011 el Club Atletismo Barbastro organizó un viaje a la Media Maratón de Salou y ha sido un éxito.
De la misma manera que Newton reparó en la Ley de la Gravitación Universal cuando le cayó una manzana en la cabeza mientras sesteaba, el Club  Atletismo Barbastro reparó en la idea de Javier Sampedro y Antonio Gibanel, primos para más señas, de acudir a este evento deportivo, la Media Maratón de Salou; una de las últimas pruebas del año aunque previa a las múltiples carreras que por San Silvestre se celebran a lo largo y ancho de nuestra geografía nacional, incluyendo Barbastro sin ir más lejos.
Decía que tomando la idea inicial de estos dos entrañables primos, que consistía en participar en la carrera y luego comer tranquilamente por la zona para más tarde regresar a Barbastro, se organizó un viaje con autobús y reserva de comida en un afamado buffet de la Costa Dorada para cuantos socios y simpatizantes quisieron acudir.
Esta foto se tomó frente al colegio Alto Aragón.
Sin entrar en los intrincados vericuetos y pormenores que representan la parte logística de la organización de cualquier menudencia, simplemente señalar que el domingo a la hora en punto –las 6:00- el autobús, minibús en esta ocasión, estaba en la puerta de la sede social del Club dispuesto a emprender la marcha hacia una nueva, o al menos diferente, forma de entender la participación en una carrera.
Todos juntos estuvimos como un equipo, hablando, riendo, incluso Martín estudiando, menos Michel que se quedó dormido en cuanto entramos en la Avenida del Cinca. Después cayó alguno más, como Juli, el Presi Torres y Javi Sam.
Atravesamos la etérea línea que separa la noche del día y llegamos a Salou con un sol radiante pero con una ventolera fría que en nada envidiaba a nuestro cierzo más radical.
El minibús aparcado y haciendo las veces de acogedor vestuario. 
Aparcó el minibús al lado de la recogida de dorsales, tomamos cada uno el nuestro y vuelta para el bus que hay que tomar café -una tradición antes de cada carrera- y fuera hace una rasca que pela. ¿Estamos todos, sí? ¡Adelante!
¿Y Fajarnés? ¡Falta Fajarnés! ¿Dónde se ha quedado, quién lo ha visto?
Yago, Pepe Cubelos y alguien más salen hacia la zona de dorsales y al poco regresan con el susodicho que se había despistado. Ahora sí, a por el café.
En La Tasca Familiar estuvimos como en casa.
Con el clásico encanto de las ciudades turístico-veraniegas en el mes de Diciembre, estábamos rodeados de cafeterías, restaurantes, bares y pubs CERRADOS A CAL Y CANTO hasta nueva temporada y nosotros sin poder encontrar alguno abierto en que calmar nuestra ansiedad precompetitiva a base de la tranquilizante cafeína. Al rato paramos frente a una tasca de aspecto familiar que curiosamente respondía a ese nombre: La Tasca Familiar.
¿Diseño postindustrial o prefuturista?
Hay opiniones para todos los gustos.
Una vez dentro, mientras unos rellenaban depósitos de glucógeno con cafés, bocadillos y pastas, otros vaciábamos los nuestros en el wc; que de ambas formas se encuentra alivio. Como curiosidad el portarrollos de papel higiénico: ¡Una bombona de butano!
Con los asuntos gastrointestinales resueltos ya podíamos ir hacia la salida de carrera, donde observamos que el viento había amainado bastante.
Aparcado el bus en una zona reservada a participantes procedimos a uniformarnos según lo establecido en el protocolo de competición del Club, unos con más ropa, como yo, otros con menos, como Taboada. Vestidos y sonrientes nos hicimos en la playa la foto oficial, a falta de los que habían acudido a Salou por sus propios medios.
Foto oficial pero incompleta.
En línea de salida buscamos con Juli el globo de 1:40 que estaba pegado a la cinta. Le pregunto si sale al disparo o espera un poco a la gente de su tiempo, me contesta lo segundo pero nos anima a salir al principio que ya nos cogerá sobre la marcha. “Eye of the tiger” a todo trapo por la megafonía, disparo y alegría para el cuerpo que nos quedan 21 km por delante.
Enseguida hacemos grupo con otros barbastrenses, y al momento me doy cuenta de que todos, menos yo, tienen ganas de tralla. Conociendo el perfil de la carrera me da miedo apurar el ritmo en la primera parte y pagar después cuando aparezcan las rampas casi al final, así que me voy quedando a la espera del globo de 1:40 para ir cómodo al principio y si al final estoy bien, apretar a tope. Otro motivo, y no menos importante, por el que no quiero forzar es que no he preparado esta media maratón para ir a ritmos de 4:15 ó 4:20, y si me meto en una guerra así voy a sufrir de lo lindo y luego a la hora de comer tendré el estómago encogido y no probaré bocado; y conociendo como conozco el restaurante donde vamos a comer, eso es un delito.
En km 4 viendo como ya llegaban los primeros del 5 k.
Esperando al globo se pone a mi lado Paco jordán, al que le gustaría bajar su marca personal, y como al ritmo que vamos podemos conseguirlo, nos ponemos piernas a la obra.
En la primera parte –la llana- mantenemos un ritmo vivo: 4,32 min/km en los 5 primeros kms y 4,36 min/km en los 5 siguientes para acumular tiempo a nuestro favor de cara a la segunda parte. Néstor se pone a nuestro lado, pero viene con inercia y esa misma inercia le hace seguir hacia adelante.
Hago un inciso por el avituallamiento del km 10. Era exagerado, con agua, bebida energética y geles de glucosa. Cojo Isostar, le doy un trago y me da pena tirarlo casi lleno, como voy viendo a mi alrededor, pero es de medio litro y pesa un horror. Para calmar mi sentido de culpa le doy un par más de tragos, pero al final me desprendo de él porque resulta incómodo acarrearlo más tiempo.
Contentos y felices a pesar del esfuerzo. 
Encaramos los primeros subebaja cargados de energía, dosificando un poco en las subidas y recuperando en las bajadas, consiguiendo hacer los kms del 10 al 15 a 4,46 min/km.
Bajamos casi hasta la playa y nos volvemos hacia Salou donde nos esperaba la última rampa en zigzag que me recordó al “Rompechulos” de Estós en versión asfáltico-playera. Trato de animar y motivar a Paco para que eche el resto porque llevamos el tiempo muy bien y puede bajar su marca. Ahí se ve mi ignorancia, dándole ánimos a todo un superultraironmaratoniano, cuando tendría que haberle pedido permiso para poder correr junto a él, que bastante tuvo con aguantar el chorreo de chistes y comentarios jocosos, aunque penosos, con los que le agravé el esfuerzo inherente a una carrera de estas características.
Alegría total por la marca y por la carrera.
Por fin tocamos asfalto llano, a falta de los últimos 2 km para meta y pusimos la directa con lo que nos quedaba en el zurrón. Los metros finales por el paseo fuimos en un sprint a cuatro piernas y entramos en la foto de la posteridad abrazados y cumpliendo el objetivo de bajar la marca de Paco en un minuto.
-Crono parado en 1h 37 min 39 seg, con los 6 km finales a 4,38 min/km-
Un tiempo muy bueno y una carrera disfrutada de principio a fin, y es que acompañado codo a codo con un compañero, los km pasan más deprisa y no se hacen tan sufridos.
Nos juntamos con Yago, que ha hecho 1:28 (supertiempazo) y con las respectivas bolsas nos encaminamos a buscar el polideportivo donde poder ducharnos. Esa es otra.
A lo lejos hemos visto a Presi torres y Juli que ya iban hacia allí, pero los perdemos de vista y nos dejamos guiar por Paco, que con cinco participaciones a sus espaldas se conoce el camino. Tras recorrer lo que a Yago y a mí nos parecieron 3 ó 4 km, a lo lejos divisamos el pabellón, todo un hervidero humano; y no por la llegada de corredores de la Media sino porque había un campeonato de fútbol sala de todas las categorías, desde incipientes con pañal hasta jubilados, también con pañal. Pasamos a un vestuario y Yago, que con 21 km en menos de hora y media no ha tenido bastante, se va a nadar a la piscina. En estas aparece Presi Torres, que saliendo 5 minutos antes que nosotros llega 10 después, y gracias. Ducha, cervecita, recuento y para el bus, que está en la puerta del polideportivo y el chofer tiene hambre. Y nosotros también.
Ya casi salimos y alguien, puede que el que escribe este blog, creo, se acuerda que Yago está en remojo todavía. Menos mal. Llamada vía móvil y enseguida aparece hecho un pincel. Ahora sí, a comer a Cambrills.
Allí nos reunimos con los Jamaicanos y con Marcos y Pedro de Monzón. A estos últimos los tuvimos toda la comida hablándoles de las excelencias de nuestro Club y de lo bien que tratamos a los corredores populares, por si se deciden a cambiar.
Además de comer, hubo tiempo
para hablar en el restaurante.
Lo del Gran Buffet de Cambrills es difícil de explicar, incluso con fotografías, porque no hay manera humana de contar tanta y tan variada comida. Un detalle, había ancas de rana, que era la primera vez que yo veía en mi vida.
Además nos trataron con gran deferencia, invitándonos a champán y café, a pesar de la merma considerable que ocasionaron en sus existencias las 23 bocas hambrientas que conformaban nuestra mesa.
A la salida, foto de grupo de recuerdo y todos al bus, esta vez sin dejarnos a nadie, vamos aprendiendo.
Foto "casi " completa de todo el grupo.
De regreso, la mezcla del cansancio, los vapores del champán y la modorra de la siesta provocó unas conversaciones que no por alucinógenas dejaron de ser interesantes y divertidas. Llegamos a Barbastro de noche, igual que cuando salimos, pero con unas ganas de repetir experiencia y una sonrisa en la boca difícil de olvidar.
Hoy el Club ha hecho CLUB.
Repasando las fotografías, me doy cuenta de lo bien que me lo he pasado porque en todas estoy contento.
Las fotografías que ilustran esta entrada son por gentileza de Blanca Pesquer, Fernando “Presi” Torres, Paco Jordán Y Monrasín. Muchas gracias por vuestra desinteresada cobertura gráfica.
Hasta pronto amigos


jueves, 15 de diciembre de 2011

LEED Y DEBATID

Amigos y seguidores del blog, 
En una entrada pasada os hablé de las zapatillas minimalistas. No voy a negar ahora que he sido (soy) admirador y defensor de ese tipo de zapatillas. Me tenían enamorado, y en otras circunstancias ya me calzaría unas. 
Pero si algo bueno se puede encontrar dentro del mundillo de los corredores es a personas como Jose María Lacoma López, que es mi entrenador y el de muchos otros compañeros, que siempre que ha salido este tema, con mucha delicadeza y más cordura todavía, ha tratado de evitar que nos deslumbremos con novedosos cantos de sirena. 
Hoy me ha llegado un correo - a otros compañeros también les ha llegado- en el que de manera documentada abre de nuevo este debate.
Lo he subido íntegro y sin fotografías para que podáis leerlo igual que yo y saquéis vuestras propias conclusiones. 

Gracias Josemari por dejarme publicarlo.


Hola a todos
Llevo unos días abrasado con consultas sobre nuevas formas de correr???, zapatillas mágicas, etc
Iba a escribiros algo pero el enlace que os envió resume bastante bien lo que pienso, o casi.
Una puntualizacion importante; técnica de correr hay una, solamente una, por mucho que les moleste a según que visionarios del running, y no es verdad que unos corran de talón y otros de punta. Eso además de falso es una tontería biomecánica.
El pie hace siempre el mismo gesto y depende de la velocidad del desplazamiento el que el aterrizaje sea con una parte o con otra, no de la voluntad del que corre.Y cuando digo aterrizaje no digo amortiguación.
Tened cuidado con lo que os calzáis
Un saludo


Minimalismo y Barefoot

Escrito por Ullrich
Minimalismo y Barefoot

Mucho se está escribiendo sobre estos dos conceptos y no siempre parece quedar claro el significado de ambas por separado y entremezcladas. En un intento por poner un poco de cordura intentaré explicaros mi postura sobre este asunto. Lo primero lógicamente será definir ambos conceptos:
Minimalismo: Corriente que propone reducir los objetos a lo esencial eliminando cualquier artificio que no sea útil.
Barefoot: Corriente que sostiene la idea de correr descalzo o buscar al menos que el calzado se parezca lo más posible a ello.
Lógicamente estas dos corrientes han convergido y la una se sirve de la otra pero veamos que encierra cada una.
El minimalismo puede parecer un concepto novedoso mas es tan antiguo como la fabricación de zapatillas. Desde los tiempos de Bill Bowerman hasta hoy día siempre se ha buscado la máxima ligereza y ello obliga obviamente a recortar todo lo que resulte artificioso. Estamos pues ante una máxima a la hora de fabricar zapatillas de atletismo, buscar el mínimo peso manteniendo las máximas cualidades.
El barefoot aparece sin embargo como una corriente de pensamiento de reciente cuño. Se engloba dentro de la filosofía del regreso del hombre a la naturaleza y en lo que al calzado de atletismo se refiere propugna bien correr descalzo bien hacerlo con zapatillas que simulen el movimiento natural del pie siendo esto posible al eliminar todo aquellos elementos de estabilidad, amortiguación, sujeción, etc. La única función, por razones obvias, que ha de cumplir una zapatilla es la de protegernos de la abrasión del suelo.

Con este pequeño preámbulo y una vez aclarados los conceptos voy a tratar de debatir con un supuesto defensor del barefoot-minimalista mi postura, que ya os digo que es antagónica, utilizando frases que ya os sonarán:

1/“El hombre es un animal natural, en la naturaleza ningún animal lleva calzado”
Respuesta: El hombre ciertamente es un ser natural pero a diferencia de otros muchos animales también es social y tras siglos de evolución ha perdido muchas de sus cualidades animales. Sus pies se han ido debilitando, su físico ha ido debilitándose a medida que su inteligencia y capacidad craneal le permitían facilitarse la vida y no tener que por ejemplo cazar, recorrer largas distancias a pie, transportar grandes cargas, etc. Un humano actual dicta mucho incluso físicamente de uno de la Edad Media y aun más de la Edad Antigua.

2/ “Nuestros pies se han vuelto ineficientes y débiles por las zapatillas creadas por las multinacionales del calzado deportivo, nos han estado engañando”
Respuesta: Siendo en parte verdad, nuestros pies se han ido debilitando con el uso de calzados cada vez más protectores, lo es tanto como que esas multinacionales que los fabrican ahora tratan de vendernos zapatillas sin protección al mismo precio o lo que es lo mismo menos por más. Si existe un malicioso complot no será para vender zapatillas de mucha tecnología sino de todo lo contrario. Las zapatillas barefoot-minimalistas tienen un coste de producción infinitamente inferior a las normales y sin embargo se venden al mismo precio….¿¿¿qué es más engaño????

3/ “Los indios Tarahumara corren a diario grandes distancias descalzos y no se lesionan”
Respuestas: El único parecido del hombre occidental con los indios Tarahumara es que pertenecemos a la misma raza. Sus tendones y músculos están adaptados a esos esfuerzos pero sobre todo y por encima de todo es que ellos no corren sobre asfalto, no tienen una alta esperanza de vida y su umbral de dolor está alejado del nuestro. Siempre que trato de explicar esto pongo el mismo ejemplo y que si nos ponemos a hacer “estudios científicos” incompletos o comiéndonos datos yo puedo argumentar que con la dieta de habitante de cuerno de África podemos evitar un 90% de las enfermedades asociadas a la tercera edad…claro, si la esperanza de vida es de 35 años está cantado. Ningún Tarahumara llega a sufrir artrosis, tendinitis, etc. porque no llegan a vivir tanto tiempo, no saben ni que la tienen ni les duele.

4/ “Los corredores élite y sobre todo africanos pisan así”
Cierto es, tanto como la palabra élite hace referencia  a un pequeño grupo de individuos de cualidades extraordinarias.  Biomecánicamente la pisada perfecta es aquella en la que se aterriza con el medio-antepie y ligeramente supinado. Estamos hablando de una pisada perfecta enfocada hacía el rendimiento y que solo unos cuantos superdotados pueden llevar con naturalidad. Este último detalle es muy importante porque nuestro gesto al correr no es natural conlleva un esfuerzo técnico que trae consigo el agotamiento temprano de los músculos implicados en el movimiento. Los atletas de élite pasan muchas horas a la semana entrenando la técnica para no perder ese gesto natural. Por lo tanto no hablamos de maximizar a nivel técnico sino de optimizar. Esto es, si no estás capacitado para correr de una determinada forma no lo hagas porque te agotaras. El Barefoot promulga en este sentido una autentica aberración desde el plano técnico ya que plantea que mediante el uso de zapatillas sin talón acabaremos pisando de metatarsos. No hay un ajuste de carga, se ignora al individuo y sus cualidades y lo que es peor carece de base científica.  No se puede poner a trabajar la técnica de apoyos sin saber la carga de trabajo apta para cada individuo ya que por ejemplo habrá quien sea capaz de soportar unos metros haciendo estos apoyos y otros que ni dos pasos. El Barefoot ignora que para que una zapatilla cumpla su cometido ha de estar en consonancia con el usuario. Por último recuerda que aparte de pesar 20 kgs menos que el corredor popular medio el atleta de élite corre para ganarse la vida y que una vez consumida su etapa de rendimiento podrá/querrá seguir corriendo o no. El corredor popular desea correr toda la vida y antes o después de entrenar tiene que trabajar para ganarse el pan.

5/ “El barefoot deja al pie actuar libremente”
Repuesta: ¿Y quién te ha dicho a ti que eso es lo deseable?.  Resulta que las marcas llevan años pensando cómo darle rigidez a los arcos de sus zapatillas y ahora algún iluminado les quiere quitar toda. Una zapatilla que se doble por el arco es ya un riesgo de sufrir fascitis plantar por el estrés que produce. Una sin estructura te machaca el pie. De nuevo el Barefoot ignora los principios básicos del entrenamiento y dice que poniéndote zapatillas sin refuerzos se fortalece el pie. Eso es un disparate porque si bien es verdad que estimulando un musculo este se desarrolla lo es más que un estimulo excesivo lo lesiona. En ninguna zapatilla Barefoot hay un prospecto donde se indique que carga de trabajo aplicar. Para que os hagáis una idea es como si entrenaras sin límite alguno, como si simplemente consistiera la mejora en hacer más y más. Hasta el más profano sabe que esto  no es así. Por cierto si alguno se le ocurre decir que los Africanos corren descalzos es mentira, se matan por unas zapatillas y los que lo hacen es por desgracia no tienen medios para conseguirlas.

6/ “Hay testimonios que lo avalan”
Si, el del tio que está dando la conferencia y cobrando una pasta por ello, la del superatleta que correría hasta con unas chanclas de cuero y la de cuatro corredores que están tan reventados que cualquier cosa nueva les vale de consuelo. Si no fuera porque valen más de cien euros te diría que te cogieras unas zapatillas barefoot-minimalistas te fueras a rodar con ellas  media horita y me cuentas el dolor de pies y piernas que traes para atrás.

7/ “Llevan un tiempo de adaptación o sirven para después de entrenar”
Si, probablemente el mismo tiempo que te llevaría conseguir mejores apoyos trabajando la técnica de carrera que es gratis, tiene menos riesgos de lesión e incluso con suerte te hace trabajar a nivel cardiovascular a buen nivel.  En cuanto a lo de ponerme una zapatilla para los...50 mts que camino después de entrenar???? Sinceramente  aun si me demuestran los supuestos beneficios de éstas como que al 90% de currantes de este país no me sobra el dinero como para dejarme más de cien euros en unas zapatillas para caminar 50 mts. Lo siento, cuando me toque la lotería me volveré más minimalista.

En fin como siempre os invito a participar con respeto y fundamento en un debate a propósito del tema. Yo creo he sido bastante claro. Voy a probar modelos con el talón más bajo porque cometería un error prejuzgando  pero no es eso lo que he criticado sino la jeta de alguno/as en querer vender calcetines con suelas de Vibram a precio de unas Kayano.




Hasta pronto amigos.

lunes, 12 de diciembre de 2011

LA POSTAL, UN CUENTO DE NAVIDAD

¡Qué majo nuestro Club, que nos ha regalado una Postal de Navidad para felicitarnos las fiestas Navideñas; como no podría ser de otra manera, es decir, no cabe una postal navideña ni en Semana santa, ni en Agosto, dónde va a parar!
El caso es que en lugar de comprar alguno de los típicos modelos que por estas fechas inundan quioscos, imprentas y librerías, además de tiendas del “todo a cien” y chinos, la Junta apostó por hacer una postal personalizada, en la que aparecieran miembros del Club, en la que se diera el mensaje de felicidad y prosperidad propio de la fecha, y que por ende, al enseñarla cada uno a amigos y familiares, sirviera de acicate para captar nuevos socios, sobre todo entre los más proclives a la emoción a que siempre inducen estos detalles. 
Lo primero fue destinar un presupuesto. Teniendo presente el estado de cuentas del Club, haciendo un balance optimista del curso actual y más optimista aún del próximo, el tesorero, muy seriamente, que siempre es de agradecer cuando se habla de dinero pues de lo contrario suena sospechoso, concluyó que la partida presupuestaria que se podía destinar a la parte creativa de la Postal de Navidad era de 0,0 uros.
Ante tal evidencia la búsqueda de artista o dibujante dispuesto a este cometido se redujo bastante, lo que conlleva un ahorro pecuniario y de tiempo en llamadas telefónicas, que suenan muy amargas cuando no recibes más que negativas y excusas peregrinas. Al final se decidió que teníamos que hacerlo nosotros mismos.
Nos pusimos una fecha tope para entregar cada uno su versión de la postal y posteriormente y por unanimidad elegimos la que mejor representaba el ESPIRITU NAVIDEÑO DEL CLUB ATLETISMO BARBASTRO. 
No voy a desvelar qué postal hizo quién, eso lo dejo a la imaginación y a la deducción detectivesca de los lectores. Aquí queda la ganadora y las finalistas:
Postal ganadora por méritos propios


Versión tropical del mismo tema. No convenció, por el clima más que nada

Estuvo ahí, ahí, pero resultaba sutilmente conductivista


Esta la eliminamos por copiarse de la ganadora, está claro


Y esta, buff, para Navidad, aunque lleven los gorros, buff, que no, que no.


Qué bonitos son los cuentos en estas fechas, ¿verdad?
Hasta pronto amigos

viernes, 9 de diciembre de 2011

CASTILLAZUELO-EL PUEYO 11ª EDICION

cartel de la carrera

Lo más difícil de una entrada nueva es empezar, y eso incluye el título. Por suerte, esta vez estaba fácil, se pone el nombre de la carrera y adelante. Pero luego vienen las dudas sobre cómo iniciar el escrito, si interesará que sea breve, si tendré fotos adecuadas para apoyar y amenizar el texto; además en esta carrera nos reunimos un buen número de blogueros de la zona, y si todos escriben crónica hay que añadir: ¿cuál será la mejor, será la mía la más leída, estaré a la altura de los más avezados, me mostraré tan patético como siempre? Buf! ¿Quién me mandaría meterme a bloguero de pueblo?
Al final, recurriré a una táctica que me dijo mi amigo Pepe: “-Fernando, cuando no te venga la inspiración, empieza hablando del tiempo”. Gracias Pepe.
Un frío sol de diciembre iluminaba la comarca de Somontano cuando puntualmente nos dimos cita en la sede del club Atletismo Barbastro los miembros disponibles de la junta que debíamos cargar con todo el material necesario para la preparación en Castillazuelo del tradicional cross Castillazuelo-El Pueyo que llegaba este año a su onceava edición a pesar del inevitable retraso producido por las elecciones generales que han llevado a un cambio de color en el gobierno que ha de dirigir el destino de España durante los próximos cuatro años. (Pausa para respirar)
Con Juli empezando a calentar
Cargados los coches, un café y para Castillazuelo.
Con Iván, Juli y Manolo.
Una vez llegados, el despliegue logístico funciona a la perfección: unos a preparar la entrega de dorsales, otros a marcar recorridos y otros a montar el escenario y el arco de meta. Contado así parece que seamos legión, pero lo cierto es que estamos cuatro y el de la guitarra, lo que pasa es que para esta ocasión contamos con el apoyo de la Comarca, el Ayuntamiento de Castillazuelo y un montón de incansables voluntarios. Gracias a todos. De esta manera estaba todo preparado a falta de quince minutos para empezar. Un gustazo.
Comienza las carreras de los pequeños y yo me junto con Juli, al que le había recogido el dorsal, y vamos a cambiarnos para empezar el calentamiento. Aún faltaba casi una hora, pero yo soy motor diésel y necesito empezar poco a poco. Conforme pasa el tiempo los participantes adultos se van juntando en la plaza y a la hora en punto –las doce- se da la salida. Antes de que te des cuenta te encuentras frente a la subida del Castillo, y digo “frente a” y digo bien porque es un muro de no sé cuántos metros de largo por cuántos de alto que te deja las piernas infladas como botijos. Los más experimentados suben andando y luego te cogen y te adelantan y a uno se le queda cara de pez porque pensaba que ya iban “fundidos”. No me queda nada por aprender.
Como se nota que estoy bajando. Por la alegría, digo.
Me preocupo de coger un ritmo que me permita llegar hasta arriba pero que sea vivo para aprovechar el día y que no se quede en un mero paseo.
Subiendo por la parte asfaltada bajan los primeros participantes, vaya ritmo. Corono, bebo agua y para abajo, que viene lo fácil. El camino está recién arreglado y da gusto bajar, se puede correr. Esta es una apreciación común a todos los participantes, porque vamos como motos, no se adelanta a nadie. Yo me he situado al lado de Silvia Baringo y ahí estamos, un paso delante, un paso detrás. En algún instante me da tiempo de mirar hacia el Pirineo, que a pesar de la falta de nieve se ve espectacular. Llegada a meta con gran animación de público, paro el crono en 47,17”. Buen tiempo, estoy contento. A cambiarse y a por la longaniza, que es otro de los alicientes de esta carrera.
Sin palabras.
Esperando en la cola para recoger el plato de longaniza me pasa algo que tengo que atribuir a la escasez de fluido glucosado en el córtex cerebral, o falta de riego por el cansancio, como se ha dicho toda la vida; porque de repente noté como si mi espíritu se separara de mi cuerpo y flotara sobre la plaza. En esta singular visión observé la plaza llena de gente de toda edad y condición: corredores niños y adultos, acompañantes, vecinos del pueblo y de los alrededores, y todos tenían una sonrisa en la boca y charlaban animadamente en grupos más o menos grandes. -Toda una fiesta, y además del atletismo- pensé. Volví de mi abstracción cuando me tocó el turno de recoger la longaniza, exquisita con el pan tostado y un vaso de refresco, y me uní a éste o aquel grupo a charlar, qué mas da, en todos había cabida para más gente.
Poco a poco la plaza se fue vaciando y la logística del inicio volvió a con su eficacia probada para desmontar lo montado y en un plis plas donde hubo una fiesta quedó una plaza limpia. Despedida de todos y para casa en compañía de Pepe Ruiz y Gregorio. Ambos han mojado y se llevan unos olivos de premio. Esta pareja no falla.
Comentando la carrera con Néstor y Pepe ruiz.
Me quedo de esta dura carrera con el buen sabor de boca de la longaniza, por supuesto, y del ambiente familiar y festivo que se genera siempre.
Dar las gracias al sr. Ornitorrinco y familia por poner a mi disposición su cámara fotográfica para ilustrar este reportaje.
Hasta pronto amigos

martes, 6 de diciembre de 2011

SALIDAS DOMINGUERO-FESTIVAS

Como la CASTILLAZUELO-EL PUEYO está a la vuelta de la esquina esta semana que hemos dejado ha sido distinta a la anterior, aunque poco, la verdad. He alternado días de 10 km con otros de 16 km y con uno de 6 km tipo farlek. La idea es ir variando los entrenos y darles un poco de intensidad para que esta carrera no me resulte más dura de lo que ya es de por sí. El domingo y hoy, día de la Constitución, hemos salido la Vieja Guardia, al Pueyo y por las canteras, respectivamente. El domingo subiendo al monasterio nos cruzamos con los Jamaicanos; divinos de la muerte, por cierto;
Divinos Jamaicanos
 y hoy por las canteras nos hemos topado con el espectacular paisaje que el río Cinca nos ofrece mostrándonos todo su esplendor otoñal desde el puente de Las Pilas hasta Monzón. Eso ha sido posible porque el cierzo se ha llevado la niebla y ha dejado la atmósfera limpia e “inmaculada”- aprovechando la festividad que se aproxima-
No llevo cámara de fotos en los entrenos, costumbre que debería modificar por el bien del blog, así que en lugar de bucólicas fotos ribereñas ilustraré la entrada con las fotos de mi única participación en la Castillazuelo-El Pueyo y la que le tomado prestada (pirateada) al sr. Ornitorrinco.
Calentando para la carrera con Néstor.


En la subida del Castillo


A la vuelta, llegando a Castillazuelo
Hasta pronto amigos.

jueves, 1 de diciembre de 2011

¡YA HAN LLEGADO, YA ESTAN AQUÍ!

Un libro muy sugerente.

Ayer me ocurrió algo que tengo que contar. Sé que para la mayoría será una tontería pero qué le vamos a hacer.
Mi primera incursión en esto de los blogs vino de la mano del sr. Ornitorrinco, que me cedió amablemente y sin contrapartidas su espacio, www.srornitorrinco.blogspot.com, para que expusiera mis dudas y confusiones acerca de un libro que acababa yo de leer, Nacidos para correr de Christopher McDougall, y que le dio radicalmente la vuelta a mi concepto de enfocar las carreras, la pisada y las zapatillas. Y de eso se trata, de las zapatillas. No es que vaya a hacer una segunda parte, que no son buenas, de la entrada anterior referida a las alpargatas, no, lo que ocurre es que en ese libro descubrí y me interesé por las zapatillas minimalistas, de las que desconocía su existencia, como muchas otras cosas. Y si hay unas zapatillas minimalistas por excelencia, esas son las FiveFingers, esas que tienen los dedos separados. Pues bien, ayer en Barbastro tuve unas en mis manos. Si, sí, ¡unas FiveFingers auténticas!
Estoy seguro que muchos ya las habíais visto, pero yo no, y fue un verdadero impacto. 
Logo de Chaca Sport
Estas FiveFIngers Bikila están en Barbastro!
Pasaba por delante de Chaca Sport, en la calle General Ricardos –doy la dirección para los lectores de fuera de Barbastro-, y como siempre que paso ante un escaparate de una tienda de deportes mis ojos se desvían hacia él de forma automática e inevitable, y allí estaban, las FiveFingers modelo Bikila. Un escalofrío recorrió mi cuerpo desde la nuca hasta la rabadilla y cuando me quise dar cuenta estaba frente a Olga preguntando por ellas. Olga, como siempre, se deshizo en explicaciones acerca de estas zapatillas y en atenciones conmigo ofreciéndomelas e insistiendo para que me las probara. Gracias a la fuerza de voluntad que proporcionan los entrenamientos de fondo de más de 15 km, me mantuve a la distancia suficiente de esa maravilla de la tecnología que son estas zapatillas, porque si me las pruebo, seguro que salgo corriendo con ellas puestas. Me indicó que tenía otros modelos de zapatillas minimalistas y que por encargo podría proporcionarme lo que quisiera. Salí de la tienda tratando de convencerme –engañándome- de que todavía no estoy preparado para las FiveFingers. ¿Podré volver a pasar delante del escaparate sin entrar de nuevo?
Otros modelos de minimalistas
Como he dicho al principio, tontería para algunos, oscuro objeto de deseo para otros. Las FiveFingers están en Chaca Sport, y las Navidades a la vuelta de la esquina. ¿Qué va a ser de nosotros?
Hasta pronto amigos.

martes, 29 de noviembre de 2011

AQUÍ NO HAY QUIEN VEA

Ya ha llegado la niebla

Se nos ha echado la niebla encima. No es que sea una novedad, esta zona es muy propensa, sobre todo en el mes de Noviembre. Lo que molesta es que mientras el resto de la Península goza del Sol, aunque no caliente, aquí estamos sumergidos en un preinvierno frío, húmedo y oscuro que aumenta la tristeza propia de la estación.
No hay quién distinga a nadie

No obstante hay seguir corriendo, eso siempre, pero con cuidado de que te vean los demás, vehículos a motor principalmente, y de no perderse, que con niebla es fácil.
¿Esto donde es?
La semana pasada la dediqué a ir recuperando las fuerzas perdidas en la maratón y realicé cuatro salidas cortas de 10 km y el domingo con La Vieja Guardia fuimos hasta Cregenzán por el camino, después pasamos por Burceat y para casa. En total 15,5 km a un ritmo muy tranquilo que nos permitió arreglar prácticamente todos los problemas del País, al menos los más importantes, porque es verdad que del envejecimiento del parque móvil español no dijimos ni pío, con la falta que hace.
Hasta pronto amigos.

viernes, 25 de noviembre de 2011

ZAPATILLAS, MON AMOUR


Las zapatillas son el objeto de deseo de todo corredor

Todo blog que se precie y tenga como principal tema el correr debe dedicar una entrada a las zapatillas. Porque sin duda, si hay una prenda que pueda considerarse una prolongación del cuerpo del corredor, esa es la zapatilla, o en su versión plural, por los dos pies, las zapatillas.
Pero no nos engañemos, las zapatillas tal y como las conocemos ahora son un invento relativamente moderno. Cuando yo era niño no existían las zapatillas, había una versión con nombre de reminiscencias árabes que eran las alpargatas. Las alpargatas eran de lona con suela de goma, y todo hace pensar que descendían directamente de la albarca o abarca, que de ambas formas recoge el término el diccionario.
Las abarcas, el eslabón perdido de la evolucíón alpargatística.
Las alpargatas tenían la peculiaridad de que fueron las precursoras de algo tan común hoy día como es la caducidad; porque tenían fecha de caducidad, aunque no la llevaran escrita encima. Las alpargatas duraban un verano. Te las compraba tu madre cuando cogías las vacaciones de verano y las tirabas destrozadas, después de un estío machacándolas sin piedad, poco antes de empezar la escuela. Cuando escribo “destrozadas” no exagero un ápice y podría haber añadido “inservibles”, porque el destino de las alpargatas al final del verano era el vertedero. Y es que, a diferencia de lo que sucede ahora de que para cada deporte usamos un calzado deportivo específico, antes las alpargatas se usaban para todos los deportes menos para la natación, que para eso estaban las sandalias de goma, que ya llegaremos.
¡Cuántos veranos compartidos!
Como iba diciendo, el uso multidisciplinar de este calzado, sumado a su más que asequible precio, lo hacían el ideal para aquellos veranos en que pasábamos el mayor tiempo posible jugando en la calle. Su escaso peso, la amortiguación de la suela y la transpirabilidad de la lona las convertían en idóneas para la carrera. El refuerzo de goma en la puntera ayudaba a los futboleros a no agujerearlas antes de tiempo y el dibujo geométrico de la suela se agarraba a cualquier superficie, aunque hay que señalar que en aquellos tiempos la tierra le ganaba al asfalto. Yo recuerdo que en la alpargatería de mi barrio había dos modelos de distinta marca aunque muy parecidos. Uno tenía la punta más redondeada y los laterales más rectos, más al estilo Converse, y era de la marca Tao. El otro tenía una forma más angulosa, se adaptaba más a la forma del pie y era de la marca La tórtola. Ni que decir tiene que la elección de uno u otro modelo lo hacía la madre en función de la oferta, siempre la más barata, o en función de ajuste, siempre un poco más grande por si crecía el pie durante el verano, no hubiera que comprar otras.
Con el tiempo aparecieron las tobilleras, pero esas “sólo” las usaban los que jugaban a baloncesto, y si no lo practicabas era un gasto insustancial.
Tobilleras de jugador de baloncesto.

Las primeras bambas eran siempre blancas
La versión femenina de las alpargatas eran las bambas. Eran un poco más sencillas y no tenían refuerzo en la puntera, para dejar clara la condición de sexo débil de sus dueñas. En los tiempos actuales tanto las alpargatas como las bambas son unisex pero antes las diferencias estaban muy marcadas y ningún niño llevaría bambas ni ninguna niña alpargatas.
Antes he nombrado las sandalias de goma, que a diferencia de bambas y alpargatas sí que eran unisex. Este calzado también veraniego se utilizaba porque las piscinas eran unos recintos reservados a unos pocos y que la mayoría de la población sólo veía en el cine, distracción ésta mucho más popular que ahora, aprovecho para decir. Entonces, en la época anterior a la llegada del hombre a la Luna, las maneras habituales de aplacar los rigores de la canícula eran sumergirse en ríos, balsas de riego, o duchas de agua fría al aire libre en el corral de las casas. Como es de suponer, el riesgo implícito que estas prácticas conlleva exigía de un calzado anfibio que se adecuara a cualquier circunstancia. Ahí es donde las sandalias de goma cumplieron un papel que no ha sido reconocido como es debido, según mi parecer. 
Las sandalias antiguas eran color carne.
Compartían con las alpargatas el precio asequible y la metamorfosis veraniega. Unícromas, de color carne, recién compradas se confundían con la piel si las mirabas de lejos y parecía que el portador anduviera descalzo. Con el paso del verano, el acumulamiento de sudor provocado por la nula transpiración del componente principal, y único, sumado a los restos de materia de ríos y balsas que se depositaba en los laterales y quedaba adherido gracias a ese mismo sudor les daba un tono más oscuro que se confundía de nuevo con la piel tostada por el sol. Si tu madre te decía por la mañana que ese día te pusieras las sandalias, sabías que tocaba remojón seguro, aunque fuera por la tarde después de hacer la digestión.
La imagen de los niños recién cogidas las vacaciones con las alpargatas nuevas era la viva Felicidad; bien distinta del final de Agosto, todos quemados por el sol, con los dedos de los pies asomando por los agujeros de las alpargatas y que marcaban el inicio del siguiente curso escolar. Porque durante el curso ya nadie iba con alpargatas, entonces el calzado multifunción eran los zapatos Gorila o las botas Chiruca, las de antes de lona tobillera de color marrón, no las de ahora con Gore-tex.
Pero eso es otra historia.
Ahora tantas y antes con un par pasábamos todo el verano.
Hasta pronto amigos.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

UNAS FOTOS DE MAS

Aquí os dejo las fotos oficiales de la Maratón Costa Dorada (Marató Costa Daurada, en catalán) que he encontrado por ahí, además del vídeo extraoficial de mi llegada.
Esperando la salida con Jesús.

En pleno esfuerzo.
Resoplando, a quién quiero engañar.






Meta, ¡Por fin!




video

Espero que estas imágenes de esfuerzo y entrega os sirvan de estímulo para vuestros entrenos. A mí me duelen las piernas sólo de recordar estos momentos.
Hasta pronto amigos.

sábado, 19 de noviembre de 2011

RE-FLEXIONES Y RE-CUENTOS

Con este título y en el día que estamos parecería que voy a hablar de política, pero nada más lejos de mi intención. Lo que ocurre es que hace casi una semana que terminé la maratón de Salou y el descanso pasivo que estoy haciendo –ni me he mirado las zapatillas- está elevando mis niveles humorales en la trócola y tengo que darle salida por algún lado, y como el único que no se escapa de mí cuando le hablo es el blog, pues a por él.
Yo no soy dado a los números, siempre me han tirado más las letras; así que cuando leo a mis blogueros de cabecera, el sr. Ornitorrinco y Presi Torres y veo cómo enumeran participaciones en pruebas, marcas conseguidas, incluso estadísticas, me quedo callado y pienso que quizá escribir un blog lleve consigo este sacrificado trabajo alternativo. Para abundar en esta conclusión sólo me faltó leer el blog de Robert Mayoral y ver que él también hace recuentos de pruebas y marcas terminadas y conseguidas.
Llegando a meta en la Chistavín de 2009

Mi palmarés no es tan amplio como el de Presi Torres ni tan grande como el del sr. Ornitorrinco ni tan potente como el de Robert Mayoral, pero con las piernas llenas de glucosa por el descanso, la cintura de grasa por la gula y el cerebro...el cerebro...y el cerebro dentro de la cabeza, os pongo al día a vosotros -y a mí de paso- de mi escueto historial deportivo.
En la Castillazuelo-El Pueyo
Empecé corriendo en el año 2006 y desde entonces:
-2 Chistavines
-2 Millas del Coso
-1 Castillazuelo- El Pueyo
-4 San Silvestres de Barbastro
-3 10 k Nocturno Fiestas de Barbastro
-1 Media maratón de Mollerusa
-2 Medias maratones de Sabiñánigo
-3 Medias maratones de Huesca
-6 Medias maratones del Somontano
-4 Maratones: Valencia y Zaragoza en 2009, Salou en 2010 y 2011
Esto es lo que hay, creo que no me he dejado nada, en total 27 participaciones en 6 años, poca cosa. Para días entro en el Top Ten de la Liga de Oro Somontano.
Y ya que estamos en harina aprovecho para comentar que desde finales de 2008 pertenezco al “Club Garmin” y tengo registros de los años 2009, 2010 y 2011 completos. 
Las san Silvestre son otra cosa.
Los he revisado y salen estos km en zapatillas por el mundo (la comarca):
Año 2009.- 2559 km en 222 horas, 53 segundos a un ritmo de 5.14 minutos el km.
Año 2010.- 2144 km en 186 horas, 27 segundos a un ritmo de 5.13 minutos el km.
Año 2011.- 2705 km en 233 horas, 17 segundos a un ritmo de 5.10 minutos el km.
Salvando el hecho de que a este año aún le queda mes y medio, y si me apuro igual paso de 3000 km, lo que sí he visto es que el año 2010 corrí menos km y sin embargo fue el año que mejores marcas he obtenido. Como he dicho al principio, soy de letras y no se si significa algo.
Mañana saldré a correr con mis colegas domingueros de “La Vieja Guardia”, gastaré la glucosa acumulada en mis piernas, sudaré la grasa de la tripa y fluirá la sangre por mi cerebro, que tras una semana supinado en el sofá está a punto de explotar.
Foto con humor de la última Maratón